soluba

Inicio » Noticias » “Felipe González llamó a Sánchez ‘Pedro El Cruel’ y le reprochó sus declaraciones públicas sobre las puertas giratorias”

“Felipe González llamó a Sánchez ‘Pedro El Cruel’ y le reprochó sus declaraciones públicas sobre las puertas giratorias”

El periodista, presentador de televisión y escritor Jesús Cintora está a punto de lanzar al mercado su nuevo libro, Conspiraciones (Espasa), en el que da respuesta a muchas de las incógnitas que dejó el año 2016, el de la legislatura estéril entre el 20D y el 26J, el año que volvió a encumbrar a Mariano Rajoy a La Moncloa, en el que Susana Díaz desalojó a Pedro Sánchez de la secretaría general del PSOE, y en el que se evidenció la fractura en Podemos entre el proyecto de Pablo Iglesias y el de Íñigo Errejón, que terminaron midiéndose en Vistalegre 2 con la victoria del primero.

Conspiraciones sale a la venta el próximo día 11 y se presenta en Madrid el 20 de abril en el Círculo de Bellas Artes por el propio Cintora; el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla; y el director de eldiario.es, Ignacio Escolar.

Usted plantea una pregunta fundamental en la portada de su libro: ¿por qué no hubo Gobierno de izquierdas?

Hubo resistencias suficientes para impedirlo, dentro y fuera de los partidos. Y mucha lucha de poder. También errores de los propios líderes de la izquierda y un Rajoy que sabía que iban a devorar a Sánchez y se sentó a ver pasar el cadáver. Hay que leer el libro para aclararlo, pero como avance te diré que una cosa es lo que se contaba y otra lo que ocurría. En el día de los inocentes de 2015, Sánchez firma una resolución del PSOE que le prohíbe dialogar con los que quieren hacer una consulta en Cataluña, como era el caso de Podemos. Días después, Íñigo Errejón y Antonio Hernando se reúnen en un hotel de la ribera del Manzanares, en Madrid, y no para hacer el amor, precisamente.

¿Pero salían los números? Porque Ciudadanos y Podemos eran incompatibles.

Había varias fórmulas de Gobierno que podían haber desalojado a Mariano Rajoy de la Moncloa. Felipe González dijo que “Mariano es el único animal que avanza sin moverse” y así lo hizo. Rajoy no se manchó excesivamente las manos, a pesar de estar rodeado de escándalos de corrupción. Otros se pringaron en esa lucha de poder y Mariano ahí sigue. Más allá de la guerra interna de los partidos, hubo “porteadores”, dirigentes del PSOE o de Podemos, que estuvieron en contacto casi hasta el final, pero no cristalizaron ese Gobierno alternativo.

¿Cómo pasa Pedro Sánchez de ser el candidato de la vieja guardia, los barones y Andalucía a ser tumbado por la vieja guardia, los barones y Andalucía?

Es largo de contar y está en el libro. Te diré como aperitivo que, muy poco tiempo después de que Sánchez se convirtiera en líder del PSOE, los periodistas le esperan en la copa de Navidad del partido y Pedro no apareció. Los reporteros preguntaban si le había pasado algo y no supieron lo ocurrido. Sánchez había estado con Susana Díaz manteniendo una buena bronca que simboliza una ruptura temprana entre ambos. Un dirigente socialista dijo que Pedro “no se había conformado con ser cura y quería ser obispo”. Dicho de otra forma, no solo secretario general, sino también candidato a la Moncloa. Sánchez reivindica su autonomía, y los barones y la vieja guardia le acusan de no cumplir la palabra que les daba o no llamarles. Ha habido una lucha de poder tremenda.

¿Qué errores comete Sánchez?

Todos cometemos errores. Y él también tuvo los suyos. Por ejemplo, para formar Gobierno, dentro del sanchismo reconocen que cargaron demasiado la mano en el pacto con Ciudadanos. Por su puesta en escena, la rimbombancia que le dieron, porque así se mostraba como inviable arrastrar a Podemos aunque fuera a la abstención. En cuanto a errores para mantenerse como líder del PSOE, le acusan, por ejemplo, de aislarse. Y es que no se fiaba. Hay mucha desconfianza. Te contaré una cosa: recuerdo perfectamente cuando, hace años, Pedro me pidió el teléfono de Pablo Iglesias y los dos habían coincidido en la tele, pero hay que decir que, hasta ahora, nunca se han fiado uno del otro. 

Él habló en Salvados de una conspiración para que no hubiera gobierno de izquierdas. ¿Es así?

Ha habido unas cuantas conspiraciones. En cada partido, en la economía, en varios ámbitos.  Aquí un manojo de personas tienen mucho poder. Y, en algunos casos, viene de atrás. Fíjate en que, en 2014, coinciden la crisis un Mariano Rajoy acorralado por el caso Bárcenas, la aparición de Podemos, la sucesión en el PSOE y la abdicación del rey… El bipartidismo estaba en peligro y la Corona en una encrucijada, alimentada por el caso Urdangarin y los escarceos de Juan Carlos I, que iba diciendo poco tiempo atrás que quería morir como rey. No fue así. Hay conspiraciones y luchas por el poder que también se han producido antes de la reelección de Rajoy.

¿Ganará Susana Díaz? ¿Será bueno para el PSOE y el horizonte de una alternativa a Rajoy?

Ellos verán. No quiero hacer acertijos. Es verdad que Susana Díaz ha ido logrando el apoyo de lo que llaman el aparato del partido. Ella levanta el teléfono a menudo, está encima de muchos dirigentes. Unos la consideran zalamera, otros cariñosa. Susana llama con frecuencia. También lo hizo cuando se preparaban las dimisiones en bloque para tumbar a Sánchez. A algún dirigente le ofreció hasta enviarle la lista de los que se sumaban para dimitir en bloque animándole a que se uniera. Menudas intrigas.

¿Qué papel ha jugado Felipe González?

Felipe González llamó a Sánchez “Pedro El Cruel”. Le reprochó sus declaraciones públicas en la tele sobre las puertas giratorias. Le preguntó por cuánto tiempo un político no podía trabajar en una empresa privada estratégica. Después, entre la considerada vieja guardia, González fue el contacto que más tiempo mantuvo Pedro. Con Zapatero o Rubalcaba, Sánchez ya había roto. Que esa relación se rompiera fue decisivo. Felipe es como el líder supremo en el PSOE. Tiene, por cierto, una relación muy cordial con Rajoy.

Si por un lado estaban Sánchez, el PSOE y sus problemas; por otro estaban Iglesias y Podemos. ¿Querían ese acuerdo en Podemos?

Ha habido de todo. A modo de avance, digamos que lo que ahora se llama pablismo y errejonismo surge en este tiempo. Y que unos acusan a los errejonistas de estar en operaciones como el Jaque Pastor para moverle la silla a Iglesias, pero el errejonismo responde que era solo una página de Excel con quinielas de los que iban a perder su puesto si cambiaba de manos el control del partido en la Comunidad de Madrid.

Iglesias ha reconocido errores en la gestión tras el 20D.

La estrategia de Pablo Iglesias no es igual después de las primeras elecciones y de las segundas. Tras las primeras, toma más iniciativas, algunas más contraproducentes, y después de las segundas es más cauto. Por ejemplo, el Iglesias que pilla por sorpresa a bastantes de los suyos con la rueda de prensa en la que exigió cargos, luego veía venir la escabechina en el PSOE, entre otras cosas, porque veía delante a un Sánchez con el que podían hablar de baloncesto, pero consideraba que impostaba hasta estas cosas. Por cierto, Pablo aspiraba al triple yugoslavo [una canasta decisiva en el último segundo]. En el libro lo explico.

¿Errejón disputaba el número dos, como dice su entorno, o el número uno, como decía el entorno del secretario general?

Se puede ir incluso atrás, porque para entender lo que ha ocurrido en Podemos no hay que olvidar las discrepancias entre Errejón y Monedero hace algún tiempo. Primero deja el puesto orgánico Juan Carlos, Juanqui, como le llama Iglesias, y ahora Íñigo ha perdido poder. Entre medio han pasado más cosas, claro, y se cuenta. Es verdad que entre Pablo Iglesias y Errejón la relación ya no es la misma. El día de la destitución de Sergio Pascual y lo que ocurrió entre ambos en un despacho no se esperaba tiempo atrás.

¿Cree que avanzará la confluencia en torno a Podemos de IU, En Comú, En Marea, etc? ¿Qué papel cree que tendrá Garzón y el espacio político que representa?

Alberto Garzón sabe que poner de acuerdo a la izquierda no es tan sencillo como esas conversaciones que se encontraba cuando iba a ver a Rajoy y Mariano siempre quería hablar de fútbol. En IU ha habido últimamente momentos delicados hasta económicamente y el papel que le toca desempeñar a Garzón no es fácil. Él es de los que cree que las alianzas son fórmulas para que la izquierda, o lo que se considera izquierda, tenga más opciones de ponerse de acuerdo y gobernar.

Y, mientras tanto, Rajoy en Moncloa.

Cuando Rubalcaba decide que va a dejar la secretaría general del PSOE, Rajoy le llamó y le animó a que no lo hiciera, diciéndole que había que aguantar, resistir. Mariano consideraba que no había que ceder ante estos chicos de la nueva política. Y en eso está. No hay caso de corrupción que doblegue a Rajoy Brey. Te diré que Mariano estaba al tanto de muchas cosas. Antes de la catarsis en el PSOE él sabía que se iba a producir y hasta alguno de los hombres de más peso en Moncloa lo iba anunciando en privado poniéndole fecha para después de las elecciones vascas y gallegas.

from eldiario.es – eldiario.es http://ift.tt/2nbEOM2
via IFTTT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: